fbpx
Reserva tu cita
desgarro-muscular

Desgarro muscular. Síntomas y tratamiento

En el artículo de hoy vamos a analizar qué es un desgarro muscular, cuales son sus síntomas y tratamiento. A pesar de que afecta a deportistas profesionales, también padecen esta lesión con mayor frecuencia aquellos que practican actividades físicas de forma puntual, por lo que te recomendamos que sigas leyendo para saber que hacer frente a este tipo de lesiones.

¿Qué es una lesión muscular?

Podemos definir la lesión muscular como una alteración en la estructura normal del músculo.

El músculo y el tendón trabajan de manera conjunta, por este motivo, ante una lesión muscular podemos encontrar diversas zonas afectadas, estas zonas pueden ser el origen del músculo, el vientre muscular, la unión miotendinosa, el propio tendón y la inserción del tendón al hueso.

Nosotros nos centraremos en la lesión muscular cuya localización se encuentra en el vientre muscular.

¿Qué se entiende por desgarro muscular?

Un desgarro muscular es una lesión que se produce como consecuencia al realizar un esfuerzo de una manera excesiva, este sobreesfuerzo puede darse por realizar un movimiento el cual sobrepasamos las capacidades elásticas del músculo o cuando sometemos al músculo a una gran contracción la cual se ve excedida en la capacidad de resistencia del músculo a esa tensión generada.

Tipos de desgarro muscular

Haciendo una clasificación en función de su gravedad podemos encontrar tres tipos de desgarros:

Grado I o leve (distensión)

Existe un estiramiento o rotura de alguna fibra muscular. Se produce cuando el músculo llega a su limite máximo de elongación. Anatómicamente con una distensión se produce un compromiso menor del 5% por parte del músculo.

Grado II o moderado

En este grado encontramos una rotura mayor de fibras en el músculo y también en el tendón. En este grado se encuentra comprometido más del 5% del espesor del músculo

Grado III o grave

En este grado encontramos una rotura completa del vientre muscular con una separación completa de los cabos debido a su retracción. La presencia de equimosis es la norma, llegando a ser palpable en su examen físico.

Síntomas del desgarro muscular

Una vez hemos conocido los tipos de desgarros musculares podemos diferenciar una serie de síntomas en función del grado de la lesión.

Si la lesión es leve o de grado I, notarás un pequeño pinchazo en el momento de sobreesfuerzo, tras ese pinchazo sentirás que la la zona está más sensibilizada (sin tener una localización exacta en el músculo) y la musculatura con cierta tensión. Con este grado de lesión no encontramos impotencia funcional, por lo que tras sufrir el pinchazo la movilidad de la zona no se encuentra comprometida.

Si la lesión es de grado II o III, se hace referencia en el momento de lesión a un pinchazo severo o la llamada “pedrada”, lo cual nos produce un dolor muscular considerable. Con estos grados de lesión nos vamos a ver obligados a abandonar la práctica deportiva. Un hallazgo importante en estos grados es la presencia de equimosis si la ruptura muscular se encuentra en la musculatura superficial. Por otro lado, la impotencia funcional será elevada y veremos la movilidad de la zona comprometida (el dolor empeora con el movimiento).

¿Cuál es el tratamiento del desgarro muscular?

Para poder hacer un tratamiento adecuado de la lesión vamos a separar su tratamiento en función del grado de lesión que nos encontremos.

Es de gran importancia realizar un correcto diagnóstico del grado de lesión en el que se encuentra el músculo para enfocar de la mejor manera su tratamiento, por otro lado, las técnicas descritas para el tratamiento de esta lesión deberán realizarse de manera individualizada y siguiendo los tiempos de regeneración de cada persona.

Lesión de grado I

  • Del día 1 al 3: Se aplicará hielo en la zona afectada junto con un vendaje compresivo y la elevación de la zona afectada. En este grado desde los primeros días es recomendable realizar movilizaciones activas y un entrenamiento isométrico respetando la regla del no dolor.
  • Del día 4 al 7: Se comienza a realizar estiramientos sin dolor y comenzamos con la potenciación isotónica de la zona afectada, para realizar los ejercicios isotónicos comenzaremos con pesos mas ligeros para posteriormente avanzar a ejercicios con mayor peso, respecto al tipo de contracción muscular de estos ejercicios comenzaremos con contracciones concéntricas para después realizar excéntricas.
  • A partir de la primera semana: Introducción de ejercicios pliométricos, isocinéticos y realización de ejercicios específicos del deporte practicado.

Lesión de grado II

El tratamiento de este grado de lesión es parecido al tratamiento de grado I, lo que cambia son los tiempos a la hora de realizar el tratamiento. 

  • Del día 1 al 3: Cuando sufrimos un desgarro moderado el tratamiento de los primeros días es igual que el grado I. Se debe de prestar atención a la hora de realizar las movilizaciones activas, ya que se debe respetar la regla del no dolor. En este grado de lesión es recomendable realizar la marcha con muletas.
  • Del día 4 al 7: Se realizará un entrenamiento isométrico indoloro.
  • A partir de la primera semana: Realización de estiramientos sin dolor y comenzamos con la potenciación isotónica de la zona afectada, al igual que el grado I, de menor peso a mayor peso y de contracción concéntrica a excéntrica
  • A partir de la segunda semana: Introducción de ejercicios pliométricos, isocinéticos y realización de ejercicios específicos del deporte practicado.

Lesión de grado III

El tiempo de tratamiento para este grado será más elevado en comparación con los otros grados y en ciertas ocasiones es necesario la cirugía para la recuperación de esta lesión.

  • Del día 1 al 3: Aplicación de hielo, comprensión, elevación y reposo. La marcha se realizará con muletas.
  • A partir del día 4: Aplicación de electroestimulación muscular.
  • A partir de la primera semana: Tanto los ejercicios isométricos y las movilizaciones activas en esta etapa se realizarán de manera indolora.
  • A partir de la segunda semana: Estiramientos sin dolor, ejercicios funcionales y realizar potenciación isotónica al igual que los grados I y II.
  • Avanzada la tercera semana: Introducción de ejercicios pliométricos, isocinéticos y realización de ejercicios específicos del deporte practicado.

Desde Fisio Street te ayudaremos a recuperarte de esta lesión desde tu hogar para que te encuentres al 100% con la mayor brevedad posible. Además, te facilitaremos ejercicios de rehabilitación que te permitan volver a la rutina cuanto antes. Para cualquier consulta contacta con nosotros sin compromiso.

dolor mandibula

La fisioterapia en el dolor de mandíbula. Tratamiento ATM

El tratamiento de la articulación temporomandibular ATM o tratamiento de la musculatura y ligamentos que recubre la mandíbula es uno de los tratamientos más importantes y menos conocidos por los pacientes. Sin embargo los beneficios que podemos obtener y que obtenemos con este tipo de tratamiento son más que demostrables.

Hay una gran cantidad de patologías relacionadas con la ATM y que a veces desconocemos. Así que en este post vamos a hablar de esta articulación, de cuáles son las principales patologías que sufren alrededor de ella, cómo tratarlas y cuál es su relación con otro tipo de patologías mucho más comunes o famosas.

Así que vamos a empezar sobre qué es o cómo se define un trastorno de la articulación temporomandibular ATM o patología de la mandíbula.

Los trastornos de la articulación temporomandibular ATM son aquellos que afectan a la parte muscular y neuromuscular de la articulación de la mandíbula, la musculatura masticatoria y todos los tejidos que rodean esta estructura. En muchos casos todo este tipo de dolor pasa desapercibido o no sabemos que la fisioterapia puede ayudarnos.

Y en este punto muchos os preguntaréis qué hace la fisioterapia con esta patología. Porque está claro que mucho de los problemas mandibulares acudimos al dentista y es lo más lógico pero, la fisioterapia puede ayudar con su conocimiento sobre la musculatura, ligamentos y articulaciones en patologías de este tipo y puede ser un gran aporte al trabajo del odontólogo.

PATOLOGÍAS

Ahora vamos hablar de las patologías de la articulación temporomandibular que la fisioterapia puede ayudar.

  • Férulas de descarga. Las férulas de descarga ayudan a que por la noche no mordamos y relajar la musculatura, además de no dañar el diente. Pero además si nos ayudamos de la fisioterapia los resultados son muy palpables. Cuando vamos a hacernos este tipo de férula sería ideal ir antes al fisio para que descargue nuestra musculatura y así la férula se hará en mejores condiciones. Como tratamiento continuado podemos acudir al fisio para que haga un trabajo complementario
  • Artritis: cómo todos sabemos la fisioterapia trata este tipo de patologías y no solamente en una rodilla sino también en la parte mandibular.
    Hipo movilidad: y cuándo tenemos ciertas adherencias en la articulación de carácter muscular o ligamentoso la movilidad de la mandíbula se va a ver reducida.
  • Artritis sistémicas: aquí podemos poner de ejemplo la artritis reumatoide en el que la fisioterapia garantiza una buena evolución
  • Fracturas: aunque la mayor parte de carga de tratamiento en este tipo de patología la tienen tanto traumatólogos como médicos orofaciales y dentistas, con la fisioterapia podemos aliviar el dolor y ayudar a la reeducación masticatoria
  • Tendinitis: es el dolor de origen tendinoso que afecta al movimiento a la función y que hace que la parte mandibular la articulación no funciona bien
  • Miositis: es un dolor de origen muscular que tiene características de inflamación o de infección como edema
  • Espasmo: contracción súbita involuntaria y que podemos revertir gracias a la fisioterapia
  • Contractura: pues es un acortamiento del músculo cómo podemos tener en cualquier parte de nuestro cuerpo pero en el concreto caso de la mandíbula provoca un mal funcionamiento de esta. Se observa más comúnmente el músculos maseteros o te pterigoideos.
  • Hipertrofia: agrandamiento de uno o más músculos masticatorios que habitualmente no se asocia con dolor pero que con Fisioterapia somos capaces de generar grandes cambios
    Dolor muscular: un dolor cuyo origen está en músculos relacionados con la parte más muscular de manera general y que podemos tratar.

atm fisioterapia

TRATAMIENTO

Cómo vemos en numerosos artículos científicos el tratamiento de la fisioterapia en los trastornos de la articulación temporomandibular ATM y de los dolores de mandíbula es muy favorable. Además la importancia de la terapia manual en este tipo de patología es altamente recomendable.

Es importante saber también que no solamente vamos a tratar la mandíbula sino que también toda la parte cervical ya que está muy asociado a esta articulación y así podremos conseguir un enfoque y tratamiento más global con un mayor beneficio.

Veamos ahora varias técnicas y varios puntos de abordaje en el tratamiento de este tipo de patología.

  • Manipulación y movilización de la columna cervical: como hemos dicho anteriormente la parte cervical tiene un papel muy importante a nivel de mandibular y por lo tanto usaremos varias técnicas articulatorios para disminuir la intensidad del dolor y la tensión muscular.
  • Movilización de la articulación temporomandibular: con este tipo de técnicas igual que hemos hecho a nivel cervical haremos movimientos de la mandíbula para tener una mayor relajación y por lo tanto favorecer el tratamiento.
  • Masoterapia: conocido habitualmente como masaje es una técnica que usaremos para tratar la musculatura.
  • Estiramiento: esta técnica es habitual en cualquier ámbito de la fisioterapia por sus grandes beneficios y en este caso no iba a ser menos.
  • Técnicas de compresión: este tipo de técnicas ayudan al tratamiento de los puntos gatillo.
  • Tratamiento fascial: como hemos escrito en anteriores Post vemos que la fascia es una estructura que también está en la parte mandibular y que por lo tanto es objetivo de tratamiento.
  • Técnicas invasivas: en este apartado tenemos técnicas como la punción seca que nos ayuda a trabajar los puntos gatillo

Esperamos que con este artículo veamos que la fisioterapia puede ser muy beneficiosa en muchos ámbitos de nuestra vida diaria y en este caso en dolores de mandíbula.

Nos vemos en el próximo artículo y cualquier pregunta no dudes en consultarnos.

overstriding

Overstriding: correr con una zancada más larga nos puede lesionar.

Por lógica podríamos deducir que si corremos con una zancada más larga vamos a ir más rápido, avanzaremos más y por consiguiente nuestros tiempos en carreras bajarán. Hasta ahí todo bien, pero ¿y si te decimos que eso no siempre es verdad?

Es más, podríamos decirte incluso que podrías lesionarte si alargas la zancada más de la cuenta. ¿Quieres saber por qué?

Pues sigue leyendo y descubre con nosotros lo que es el “overstriding” y cómo solucionarlo.

¿Qué es el overstriding?

No hay definición exacta de overstriding pero se puede interpretar como “sobre zancada”

Al intentar alargar la zancada y abarcar más distancia de la que somos capaces, podemos dar lugar a aterrizar excesivamente por delante de nuestro cuerpo.

Sí intentamos alargar la zancada sin haber asimilado una correcta técnica podemos aterrizar con el talón del pie en vez de con el medio pie. Además iremos perdiendo la fluidez de la carrera conforme mas cansados vayamos incrementando este fenómeno de overstriding.

overstriding

¿Cómo nos afecta?

En primer lugar estaremos corriendo de una manera poco eficiente porque se pierde la fluidez de la transición de la zancada. Esto hace que cada vez que hagamos una zancada provoquemos un pequeño parón en esa transición. Este parón provocará un descenso de energía, la cual se irá acumulando con el paso de los kilómetros.

En segundo lugar tendremos un riesgo de lesión y dolencias al paso de los kilómetros. Afecta mucho a todo el miembro inferior, empezando por la cadera, rodillas, tobillos. Vemos un trabajo excesivo en musculatura piramidal, sóleo e isquios.

Corregir el overstriding es fácil

Para corregir esto y no lesionarnos debemos aumentar la cadencia si aumentamos la velocidad, para que el pie de apoyo esté lo más cerca del centro de gravedad. La cadencia ideal ronda entre 170 y 190 pasos por minuto. Con esto conseguimos un paso más corto que lo acerque a nuestro centro de gravedad.

Además debemos acompañarlo de estiramientos y ejercicios de potenciación de todo el miembro inferior.

El overstriding cambia dependiendo la distancia

Por supuesto, si comparamos corredores de fondo con sprinters veremos la diferencia en el pie de apoyo. Esto es fácil verlo en videos en slow motion de nuestros atletas favoritos.

Si analizamos a velocistas cómo Usain Bolt podemos observar que la transición de la zancada es justo debajo de la cadera.

Sin embargo sí nos fijamos en corredores de fondo como Haile Gebrselassie o Mo Farah observaremos que la transición de la zancada es un paso por delante de la cadera.

Aún así en ambos casos vemos que ese pie de transición se realiza con la rodilla ya en flexión y nunca estirada.

Ahora la gran pregunta, ¿haces overstriding? Es fácil observarlo si nos grabamos en slow motion. Esta técnica es genial para aprender cómo funciona nuestro cuerpo al correr y poder corregir aquello que necesitemos. Además si al correr usamos un metrónomo para acostumbrarnos a esta cadencia nos ayudará muchísimo y nos será más fácil aplicar lo aprendido.

En siguientes artículos iremos analizando y explicando más detalles del running.

Esperamos que haya quedado bastante claro lo que es el overstriding y que podáis solucionarlo. Además cualquier dolor que pueda ir surgiendo en tu práctica deportiva estaremos encantados de ayudarte. No dudes en preguntarnos y a seguir sumando kilómetros.

Aprende a evitar lesiones con unas zapatillas para correr

¿Qué zapatillas escogemos para correr?

La gran pregunta, hay una cantidad enorme de modelos, colores, especificaciones técnicas, etc. Así que ¿cuál comprar?

En este artículo del blog no os vamos a hacer un listado de las mejores zapatillas para correr ni nada por el estilo, lo que vamos a intentar es enseñaros las características básicas de todas las zapatillas y cómo diferenciarlas.

Hablaremos de conceptos que muchos conocemos como el tipo de pisada, ya sea pronador, supinador o neutro. También hablaremos de conceptos no tan comunes ni tan mencionados como pueden ser el drop. Así que sigue leyendo y te descubriremos más detalles de tus zapatillas para correr.

Comodidad

Es algo obvio pero una zapatilla para correr debe ser cómoda, vamos a pasar mucho tiempo con ellas así que elige una zapatilla que se adapte a ti lo mejor posible. Evita esas costuras que nos hacen daño o que esté tan ajustada a tu pie que al cabo del tiempo te duela.

Tipo de pisada

Ahora sí que entramos en detalles algo más técnicos. Veamos el tipo de pisada, y con esto nos referimos a como tu pie distribuye las cargas mientras va corriendo. Y las zapatillas para correr que elijamos van a estar diseñadas para este tipo de pisada.

Vamos a diferenciar tres grande tipos de pisada: pronador, supinador y neutro.

  • Pronador, aquella pisada en la que al principio se entra con la parte externa del talón y el impulso lo hace con la parte interna. La mayor parte de la población tienen esta pisada.
  • Supinador, al contrario que la anterior, los supinadores entran con la parte externa del talon pero en vez de hacer la transferencia de carga a la parte interna del pie, la realizan a la parte externa. Es poco común ver estos tipos de pisada
  • Neutro, la transferencias de carga de talón a punta del pie se realiza por la parte central.

Bueno, ya sabemos la diferencia entre las distintas pisadas. Pero lo que tenemos que saber realmente es que el pie y nuestra manera de pisar no es tan estricta como para dividirla en estos grandes grupos.

Nuestra pisada es mucho más dinámica, podemos empezar a correr haciendo una pisada bastante neutra y que cuando llevemos una hora corriendo, la debilidad muscular y la fatiga nos lleve el pie más a pronación. Con esto queremos decir que no hay que obsesionarse con la pisada y que al tratamiento el fisioterapeuta valorará exactamente nuestros puntos débiles y nos ayudará a mejorar.

Drop

Habrá gente que esto le suene de algo y a otros quizás no. Pues es muy sencillo, el drop en una zapatilla es la diferencia de altura entre el talón y la parte de delante del pie y se mide en mm.

Normalmente los drops van de 0 a 12 mm y podemos dividirlo en tres grandes grupos:

  • 0 a 4: Esta zapatilla con un drop tan bajo suelen ser las llamadas zapatillas minimalistas muy flexibles y con un perfil muy bajo.
  • 4 a 8: Zapatilla con un drop medio y bastante ligera que se usa muchas veces para competición en asfalto. También llamadas voladoras en algunas ocasiones.
  • 8 a 12: El drop más común y son zapatillas con bastante amortiguación y recomendadas sobre todo en entrenamientos.

Todas estas son las características básicas de unas zapatilla para disfrutar del running. Aunque nosotros siempre aconsejamos ir a una tienda especializada donde nos darán muchos consejos y detalles sobre qué zapatilla escoger.

En siguientes post hablaremos mucho más detenidamente de este y otros conceptos para que solo nos preocupemos de disfrutar de nuestra práctica deportiva favorita evitando las lesiones.

¿Y tú en qué te fijas para elegir unas zapatilas para correr? Esperamos que con esta explicación tengas más claro los conceptos clave para escoger un buen calzado en la práctica de este deporte.

dolor espalda

Dolor de Espalda ¿Hernia discal, protusión discal o falsa hernia discal? (parte 1)

El dolor está presente en nuestro día a día. Todo el mundo habla de hernia discal, protusión discal, falsa hernia discal o síndrome de piramidal y de repente nos entra un mar de dudas sobre qué nos pasa realmente cuando nos duele la zona lumbar.

En este punto vamos a intentar aclarar todas estas dudas analizando cada patología por separado y viendo qué tienen en común todas ellas.

Antes de meternos de lleno en el asunto vamos a explicar cómo es un disco intervertebral de una manera breve y concisa.

Un disco es una estructura que está situado entre las vértebras cuya función de almohadilla permite cierta movilidad entre ellas. Está compuesto por un núcleo pulposo y unos anillos fibrosos alrededor.

hernia discalDicho esto vamos a ver las distintas patologías que pueden confundirse con una hernia discal. Las cuales ordenadas en función de su gravedad son:

  1. Falsa hernia discal o Síndrome de piramidal (menor gravedad)
  2. Protusión discal
  3. Hernia discal (mayor gravedad)

Falsa hernia discal o Síndrome de piramidal

En cuanto a la gravedad de esta patología es la menos grave de las tres y no hay lesión discal. El músculo piramidal se encuentra en la región glútea y atravesando esta región encontramos también el nervio ciático.

Así pues, si hay una tensión excesiva o espasmo de esta musculatura afectará al nervio ciático y nos provocará dolores que pueden ser parecidos a una protusión o hernia discal aunque no haya lesión del disco, como el famoso dolor que baja hacia abajo recorriendo la pierna.

¿Qué lo causa?

La causa de esta patología es variada pero encontramos tres grandes causas:

  • Bloqueo o mal movimiento de la zona lumbar. Al estar esta región tan cercana a la lumbar podemos observar claramente que cuando haya un funcionamiento incorrecto de la zona lumbar afectará a la región piramidal.
  • Postural. También afecta muchísimo nuestra postura en las actividades diarias, así que es muy aconsejable mantener una correcta higiene postural tanto en el trabajo como en casa.
  • Pisada. Si nuestra pisada ha sufrido un cambio o actúa de una manera incorrecta va a causar un impacto directo sobre la cadera, y por supuesto, sobre la zona lumbar y piramidal.

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas podemos ver:

  • Pseudo ciática. A esta patología también se le denomina de este nombre porque encontramos dolores parecidos a los de la ciática.
  • Cuando pasas mucho tiempo sentado empeora.
  • Al caminar un poco se va pasando y notamos cierta relajación.
  • Dolor en la zona glútea de manera punzante.

Prevención

En esta sección vamos a dar unos consejos para evitar estos dolores:

  • Mejorar la postura en el trabajo.
  • Hacer ejercicio, muy interesante el método Pilates que nos ayuda a tener una postura correcta.
  • Estirar no solo después del ejercicio físico si no también tras una dura jornada laboral.
  • Dieta saludable.

Tratamiento

Viendo las causas y los síntomas de este síndrome de piramidal podemos tratar la zona de diferentes maneras:

  1. Tratamiento global. En este tipo de patología no solo debemos tratar la zona piramidal si no que también vamos a valorar y tratar la región lumbar e isquiotibial, además de todo el complejo de la cadera. Es muy importante ver la globalidad del tratamiento ya que para curar realmente debemos valorar todos los aspectos que engloban al síndrome de piramidal.
  2. Descarga o masaje. Este es uno de los tratamientos más famosos dentro de la fisioterapia, y es que esta patología es una sobrecarga o espasmo, así que podemos actuar directamente sobre esta musculatura.
  3. Estiramiento. No hace falta decir que un buen estiramiento tras la práctica deportiva nos evita ciertos dolores.
  4. Postural. Al ser una de las causas de esta patología debemos valorar y ayudar a mejorar la postura. Debemos ayudarnos de otros profesionales cómo puede ser la podología para conseguir un mejor tratamiento.
  5. Fortalecimiento. En las sesiones de fisioterapia se recomendarán ejercicios específicos para fortalecer la zona lumbar y así poder prevenir esta lesiones.
  6. Nutrición. Una buena alimentación hará que nuestros músculos estén más oxigenados y trabajemos mujer. Además tendremos más energía, lo cual nos ayudará a evitar posturas innecesarias y perjudiciales.

Pues hasta aquí un breve resumen de lo que es la “Falsa hernia discal” o Síndrome de piramidal. Sigamos en este recorrido de patología viendo ahora de una manera más específica la Protusión discal.

Veremos muchas similitudes de entre las tres patologías que vamos a describir así que será fácil comprenderlas todas y seguir el hilo de cada una de ellas.

Hemos dividido este artículo en dos partes para que su lectura sea más amena y que podamos asimilar los conceptos de una manera sencilla.

¡Así que nos vemos en la siguiente parte del post en la que viene protusión y hernia discal!

Síndrome de túnel del carpo: Definición, síntomas y tratamiento

¿Sientes hormigueos en las manos? ¿Te duelen las muñecas? Quizás padezcas el síndrome del túnel del carpo. En infinidad de ocasiones hemos escuchado a personas hablar del tendinitis del carpo, síndrome del túnel del carpo o atrapamiento del túnel del carpo pero, ¿qué es el túnel del carpo? ¿Cómo se lesiona? ¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

¿Qué es el túnel del carpo?

El túnel de carpo es un canal situado entre varios huesos que se encuentran en la parte palmar de la muñeca, por donde pasa el nervio mediano y los tendones de los músculos flexores de la mano. Cualquier alteración de de estas estructuras nos va a provocar lo que se llama síndrome del túnel del carpo.

¿Qué voy a notar si tengo esta patología?

Antes de especificar los síntomas hay que aclarar que no siempre que tengas estos síntomas tengas síndrome de túnel del carpo, si no que hay una posibilidad de que puedas padecer esta patología. Así que si te notas algunos de los síntomas citados a continuación acude a un especialista del sector sanitario como pude ser Fisiostreet y estarán encantados de ayudarte.

  • Dolor en muñeca y mano. Como hemos dicho anteriormente por este canal pasan diversas estructuras anatomías que su alteración hará que nos provoque dolor.
  • Hormigueos en la mano. Al pasar por este canal el nervio mediano, cualquier roce o atraimiento de algún modo ocasionará estas sensaciones.
  • Sensación específica en los dedos pulgar, índice, medio y mitad del anular. Esto es producido de la inervación del nervio mediano, que como hemos dicho anteriormente es una de las estructuras implicadas en este tipo de patología.

¿Qué podemos hacer?

Todos los tratamientos y consejos que vamos a dar para este síndrome de túnel del carpo van relacionados con quitar o aliviar la tensión de este canal y las estructuras que lo rodean.
Antes de nada, si tenemos algún dolor continuo que no se nos pasa, es necesario acudir al médico para que diagnostique cualquier patología y haga las pruebas que sean necesarias.

Está más que demostrado que las distintas técnicas de fisioterapia nos ayudan a mejorar y aliviar el dolor en este tipo de patología.

Las distintas técnicas de tratamiento nos permiten abordarlo desde un punto de vista más global. Podemos usar técnicas de masoterapia y fascias que ayudan a relajar y así aliviar el dolor, además de crioterapia y parafinas.

Es muy importante que tengamos una rutina de estiramientos para poder quitar tensión en toda la zona del carpo y así aliviar el dolor. Además debemos usar los estiramientos como prevención.

túnel del carpo

Debemos evitar los movimientos repetitivos, ya que en muchas ocasiones nos encontramos este tipo de patología en personas que realizan movimientos repetitivos como pueden ser escurrir una fregona o trabajar en una fabrica siempre con el mismo movimiento. Así que debemos intentar hacer pausas breves y combinarlo con estiramientos.

No hay que sobrecargar de una manera excesiva la musculatura del antebrazo. Esto lo podemos hacer alternando las dos manos en las situaciones que podamos.

Debemos evitar el sobrepeso.

En la oficina es necesario mantener una buena postura en la silla para que los antebrazos queden a nivel del teclado, y así no hacer un esfuerzo excesivo en las muñecas para escribir.

El hielo puede ayudarnos para aliviar el dolor si lo ponemos en la muñeca en periodos de aproximadamente 10 minutos.

Existen medicamentos como los AINES que pueden ser efectivos, pero antes SIEMPRE debe consultarlo con su médico.

Esperamos que después de leer este artículo haya quedado un poco más claro que es el síndrome del túnel del carpo. Para cualquier duda o consulta sobre cualquier tratamiento puede escribirnos o llamarnos y estaremos encantados de ayudarle.

lesión real madrid

Marco Asensio y su ligamento cruzado ¿Qué pasará a partir de ahora?

Minuto 62, partido amistoso entre Real Madrid y Arsenal, pequeña disputa del balón entre Asensio y Aubameyang, mal paso de Asensio y se tira al suelo. ¿Qué ha pasado? Si vemos detenidamente las imágenes, vemos cómo la rodilla se queda clavada y hay un pequeño giro. Parte médico: rotura del ligamento cruzado anterior y menisco externo de su rodilla izquierda.

¿Qué es el ligamento cruzado anterior?

Los ligamentos son estructuras que dan estabilidad a la articulaciones, en el caso de la rodilla a parte del cruzado anterior, tenemos el cruzado posterior y los ligamentos laterales, que muchas veces hemos escuchado en prensa. Este ligamento se lesiona frecuentemente en deportes como fútbol, baloncesto, béisbol y esquí.

¿Cómo se lesiona este ligamento?

Como podemos observar en las imágenes de la lesión de Asensio, la lesión se produce cuando la rodilla se queda clavada y hay un giro brusco. En las primeras horas observamos dolor e inflamación.

¿Cómo es el tratamiento?

La solución a este tipo de lesión es la intervención quirúrgica como ha comunicado el Real Madrid, donde se realizará un injerto, que puede ser incluso de otra parte del cuerpo del propio paciente.

¿Cómo se lleva a cabo la rehabilitación?

La rehabilitación es una de las partes más importantes en la lesión del ligamento cruzado, para asegurarnos una buena progresión y estabilidad de cara al futuro, más incluso en casa de deportistas profesionales.

Al principio el tratamiento empezará con antiinflamatorios, y pequeñas movilizaciones de rodilla que se pueden hacer con artromotor, para hacerlo de manera suave y continuada.

A las 2-3 semanas se quitan los puntos y se empieza con el trabajo de fisioterapia donde se trabaja la cicatriz y la musculatura. Es muy importante el trabajo cuanto antes porque la musculatura se pierde rápidamente y pierde fuerza, por eso se empiezan sin perder tiempo el fortalecimiento de cuádriceps, gemelos, isquios, etc.

Dar una buena estabilidad y fuerza en este proceso es fundamental de cara al futuro. Los ejercicios de recuperación en esta fase empiezan en la piscina donde se irá apoyando, pero al estar en la piscina el impacto al andar es muchísimo menor, también se realizará ejercicio en bicicleta sin resistencia ya que en este ejercicio tampoco hay impacto en la rodilla. Además el fisioterapeuta tiene que forzar todos los rangos de movilidad para volver a conseguir que esta rodilla se mueva con normalidad, siendo este un proceso bastante doloroso. Resumiendo, esta fase se empezará a fortalecer la rodilla, pero sin impacto en ella.

Al mes siguiente aproximadamente, empezará quitando muletas y continuando el trabajo en piscina, bicicleta y fortalecimiento aumentando las cargas. Irá en progresión para empezar con pequeños impactos, como pueden ser andar fuera de la piscina, y a continuación también se trabajarán ejercicios de propiocepción (ejercicios de equilibrio para aumentar la respuesta de la rodilla a cargas externa), para así empezar a andar y a los 4-5 meses empezar a trotar.

A partir de aquí se irá en progresión combinando todos los ejercicios anteriores y fortaleciendo cada vez más la rodilla, pudiendo empezar a jugar a los 8 meses aproximadamente.

Todos estos tiempos de recuperación son aproximados y esperamos que se recupere a un ritmo fuera de lo normal.

Es muy importante en este proceso ser cautos y hacer el trabajo bien hecho para evitar recaídas. Asensio a parte, tiene tocado el menisco por lo que los tiempos de recuperación pueden variar.

Desde Fisiostreet deseamos que este proceso sea lo más llevadero posible y podamos ver a Asensio de nuevo jugar cuanto antes, así que mucho ánimo y a por todas. 

Sea cual sea el deporte que practiques estamos preparados para atenderte y darte el mejor servicio.

fisioterapia pies planos

Fascitis plantar: ¿Qué lo provoca y cómo podemos evitarlo?

En numerosas ocasiones hemos escuchado a alguien de nuestro entorno o incluso a nosotros mismos padecer un dolor en la planta del pie que en un principio duele levemente pero al cabo de un tiempo este dolor aumenta, hasta incluso dificultándonos nuestra capacidad de andar. Quizás estemos padeciendo fascitis plantar, así que en este artículo, hablaremos sobre esta patología, veremos cómo podemos evitarla y qué hacer si está ya instaurada.

Como su nombre indica la fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar, que es un tejido que va desde el talón hasta los dedos por la planta del pie. Debido a distintas circunstancias que veremos a continuación esta estructura sufre un desajuste y de ahí viene el dolor.

¿Qué causa la fascitis plantar?

Entre la causas de esta patología podemos encontrar:

  • Esguinces. Si no nos aseguramos de que nuestro esguince de tobillos esté bien curado, tenemos el riesgo de que nuestra pisada cambie ligeramente y esto irrite a la fascia plantar.
  • Cambio de calzado. En verano solemos usar un calzado más abierto pero también más inseguro para nuestros pies, así que es muy común encontrarnos con diversos casos de fascitis plantar en época de cambio de calzado. Aunque también puede pasar no solamente en verano, si hemos cambiado de zapatillas hace poco, puede ser que nuestro pie no se adapte totalmente al nuevo calzado.
  • Gran cantidad de horas de pie sin movernos. Esto hace que toda la estructura del pie se vea resentida y provoque dolor en esta zona.
  • Obesidad. El pie soporta todo el peso de nuestro cuerpo, así que en el caso de haber cogido bastante peso, esta estructura puede verse afectada.
  • Anatomía del pie. En algunos casos, por nuestra propia anatomía tenemos un pie plano o un aumento del arco plantar lo que provoca que seamos más propensos a padecer este tipo de patología.
  • Mucho deporte y poco estiramiento. Igual que pasa con otras zonas del cuerpo esta fascia plantar también se sobrecarga con el uso repetido de deporte sin el correcto estiramiento. En este artículo os daremos unos consejos para después del ejercicio.

En definitiva todas las causas comunes de fascitis plantar se resumen en una irritación de la zona plantar por algún cambio en nuestra pisada.

¿Cómo podemos evitar una fascitis plantar?

En Fisiostreet pensamos que siempre hay que prevenir antes que curar, así que os vamos a dejar unos consejos para evitar esta fascitis plantar.

  • Fisioterapia. Descarga de la zona plantar y gemelos de manera regular para no llegar nunca al punto de la irritación fascial por un fisioterapeuta especializado en este tipo de dolencias.
  • Asegurarnos que si hemos cambiado de calzado este se ajuste totalmente a nuestro pie.
  • Cuidar la alimentación para evitar un aumento de peso, que genera un impacto mayor en la pisada y por consiguiente en el pie.
  • Hacer estiramientos de gemelos y fascia plantar. Como hemos dicho anteriormente esta estructura se origina en el talón y es en este punto donde hay un cambio de estructura entre el gemelo y la planta del pie, por lo tanto debemos estirar estas estructuras tras hacer deporte.
  • Si tenemos alguna dificultad anatómica en el pie, siempre será bueno consultar con un podólogo ya que las plantillas pueden ayudar a este tipo de problema.
  • Ejercicios. Si nos ponemos sentados y colocamos una pelota de pequeño tamaño debajo de nuestro pie en contacto con la planta del pie y hacemos pequeños círculos ayudaremos a relajar la fascia plantar. Este tipo de ejercicio es recomendable sobre todo al terminar la práctica deportiva.

Por último, si tienes una fascitis plantar o un dolor en la zona del pie, no dudes en acudir a un profesional de calidad. En Fisiostreet nos preocupamos por ofrecerte el mejor tratamiento posible para tus dolencias y a domicilio.

 

Fibromialgia: Diagnóstico y tratamiento

Hoy en día, nos encontramos con diversas patologías cuyo origen y tratamiento es aún difuso por la comunidad sanitaria. Un ejemplo de ello es la fibromialgia.

En 1992 la Fibromialgia fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como: “aquella alteración o interrupción de la estructura o función de una parte del cuerpo, con síntomas y signos característicos y cuya etiología, patogenia y pronóstico pueden ser conocidos o no”. Como podemos ver, la definición que nos da la OMS sobre esta patología es un poco ambigua, así que a través de este post vamos a dar luz y aclarar muchos conceptos que se tienen sobre fibromialgia.

Aclarando un poco la definición de la OMS podemos decir que la fibromialgia es una patología que causa una alteración de dolor en la musculatura que cursa también con cansancio y malestar generalizado de origen desconocido. Se da sobre todo en mujeres, aunque puede afectar también a hombres.

Diagnóstico

Los diagnósticos en fibromialgia se basan en síntomas (lo que el paciente siente), y no en otro tipo de pruebas ya que el origen de esta enfermedad es desconocido. Actualmente se sigue el criterio de diagnóstico emitido por el Colegio Estadounidense de Reumatología que es el que describimos a continuación:

  1. Dolor y síntomas presentes durante la semana anterior, basado en el total de cantidad de zonas doloridas de 18 partes del cuerpo*. (debe haber al menos 11 puntos con dolor). Más un nivel de gravedad de estos síntomas:
    • Cansancio.
    • Despertar con cansancio.
    • Problemas cognitivos (de memoria o del pensamiento).
  2. Síntomas que permanecen tres meses como mínimo en un nivel similar
  3. No hay otro problema de salud que pudiera explicar el dolor y otros síntomas.

*Consultar la imagen de zonas doloridas de 18 partes del cuerpo (9 pares)

fibromialgia diagnostico

Tratamiento

Los tratamientos en fibromialgia se basan en el alivio del dolor ya que no hay nada en consenso que elimine los síntomas. Veamos algunos de estos consejos para aliviar dichos síntomas:

  • Ejercicio físico. Está demostrado por diversos estudios y revistas de divulgación científica que las personas con fibromialgia reducen su dolor significativamente gracias al ejercicio físico.
  • Hidrocinesiterapia. Este tipo de terapia se basa en una serie de ejercicios en el medio acuático que nos ayudarán a mejorar el dolor, la rigidez, y aumenta la calidad de vida y la capacidad aeróbica. Aerobic exercise and acuatic exercise in fibromyalgia sindrome 
  • Fármacos. Hay diversos fármacos que pueden ayudar al alivio del dolor. Para más información consulte a su médico.

Hemos dejado varios enlaces de páginas de divulgación científica en este artículo donde podrán obtener mayor información sobre lo dicho anteriormente. 

Desde el equipo de Fisiostreet podemos ayudarle en cuanto al tratamiento de esta y otras patologías. Así que no dude en consultarnos para cualquier duda.

rodilla madrid lesión

Dolor de rodilla: principales causas y cómo evitarlo

Anatomía de la rodilla

Antes de hablar de dolores de la rodilla y como evitarlos, vamos a hacer un breve repaso de la anatomía para entender un poco mejor cómo funciona esta articulación y así ayudarnos a comprenderla.

La articulación de la rodilla es una articulación de tipo bisagra que permite, sobre todo, la flexión y la extensión. Clic para tuitear

Se compone de:

  • La articulación entre el fémur y la tibia.
  • La articulación de la rótula y el fémur.
  • Cartílago que amortiguan la carga de la rodilla y permiten el desplazamiento de las superficies óseas.
  • Meniscos fibrocartilaginosos (interno y externo) que estabilizan la rodilla y ponen “tope” a movimientos extremos.
  • Ligamentos, son una banda de tejido conjuntivo que une los huesos de la articulación. Podemos encontrar varios de estos ligamentos en la rodilla:
  1. Ligamento lateral interno (LLI)
  2. Ligamento lateral externo (LLE)
  3. Ligamento cruzado anterior (LCA)
  4. Ligamento cruzado posterior (LCP)
  • Membrana sinovial, que es una capa de tejido que recubre la articulación y donde se encuentra el líquido sinovial.
  • Tendón rotuliano, que conecta la rótula con la tibia.
  • Musculatura. Gran cantidad de musculatura que rodea la rodilla.

Patologías más frecuentes

Después de hacer un repaso global a la anatomía de la rodilla veamos los problemas más frecuentes de la rodilla y cómo podemos afrontarlos para aliviar el dolor y que no aparezcan

  • Tendinitis rotuliana. Aquí observamos un dolor en la zona de tendón rotuliano causado por una lesión de la propia estructura. Suele aparecer por movimiento repetitivo.
  • Artrosis. Desgaste de la superficie ósea causada principalmente por un envejecimiento del cartílago, ocasionando así una presión interna entre superficies articulares provocando el dolor de rodilla.
  • Artritis. Inflamación de la articulación de la rodilla que provoca dolor principalmente por el aumento del trabajo del cartílago.
  • Meniscopatía. Se llama meniscopatía a cualquier patología relacionada con los meniscos de la rodilla. Así pues vista la definición de que es un menisco y para qué sirven es obvio que una lesión de esto provocará inestabilidad y mayor riesgo de lesión. Si dividimos las causas de esta lesión según su procedencia podemos distinguir dos grandes grupos:
  1. Traumáticos. Relacionados con un golpe
  2. Degenerativos. Relacionado con el paso del tiempo o alguna patología que cause este efecto.
  • Lesión ligamentosa. Su función es la estabilidad de la rodilla para evitar los desplazamientos excesivos del fémur sobre la tibia. La mayor parte de la causas de lesión de ligamentos suele ser traumática, por golpes o por un trabajo excesivo de estas estructuras en diferentes situaciones como pueden ser el apoyo sobre un solo pie en la caídas o saltos, y por luxaciones.

Consejos y soluciones

Ahora vamos a ver cómo podemos afrontar de manera global problemas con nuestras rodillas para evitar el dolor y no sufrir este tipo de lesiones. Daremos indicaciones y ejercicios para llevarlo a cabo.

  • Control del peso. Como ya sabemos la rodilla es una estructura que soporta la mayor parte de nuestro peso, así que con una dieta equilibrada y control de peso conseguiremos no forzar la rodilla y así evitar dolor.
  • Fortalecimiento. Otro de los consejos más importantes para evitar el dolor de rodilla es mantenerlas fuertes para evitar inestabilidad y que la musculatura sostenga a esta articulación. Vamos a recomendaros 3 ejercicios básicos para fortalecer la musculatura ordenados de menor dificultad a mayor.
  1. Isométricos de rodilla. Sentados con toda la pierna apoyada en una superficie (por ejemplo, una cama o un sofá) pondremos un cojín debajo de la rodilla y lo apretaremos de 5 a 10 segundos.
  2. Extensiones de cuadriceps. Sentados con las piernas colgando, levantaremos una pierna, mantendremos 3 segundos y bajaremos. A continuación haremos lo mismo con la otra.
  3. Sentadillas. Clásico ejercicio de sentadilla que realizaremos en series de 10 repeticiones.
  • Biomecánica. Es muy importante cómo pisamos y cómo se comporta la rodilla en distintas situaciones, así que debemos ir a un especialista a que nos haga un estudio biomecánico de nuestra pisada y postura. En Fisiostreet estaremos encantados de ayudarte.

¿Tienes problemas de rodilla? ¿Prácticas alguno de estos ejercicios para mejorar tu situación?

fisioterapia rodilla

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?