fbpx
Reserva tu cita
desgarro-muscular

Desgarro muscular. Síntomas y tratamiento

En el artículo de hoy vamos a analizar qué es un desgarro muscular, cuales son sus síntomas y tratamiento. A pesar de que afecta a deportistas profesionales, también padecen esta lesión con mayor frecuencia aquellos que practican actividades físicas de forma puntual, por lo que te recomendamos que sigas leyendo para saber que hacer frente a este tipo de lesiones.

¿Qué es una lesión muscular?

Podemos definir la lesión muscular como una alteración en la estructura normal del músculo.

El músculo y el tendón trabajan de manera conjunta, por este motivo, ante una lesión muscular podemos encontrar diversas zonas afectadas, estas zonas pueden ser el origen del músculo, el vientre muscular, la unión miotendinosa, el propio tendón y la inserción del tendón al hueso.

Nosotros nos centraremos en la lesión muscular cuya localización se encuentra en el vientre muscular.

¿Qué se entiende por desgarro muscular?

Un desgarro muscular es una lesión que se produce como consecuencia al realizar un esfuerzo de una manera excesiva, este sobreesfuerzo puede darse por realizar un movimiento el cual sobrepasamos las capacidades elásticas del músculo o cuando sometemos al músculo a una gran contracción la cual se ve excedida en la capacidad de resistencia del músculo a esa tensión generada.

Tipos de desgarro muscular

Haciendo una clasificación en función de su gravedad podemos encontrar tres tipos de desgarros:

Grado I o leve (distensión)

Existe un estiramiento o rotura de alguna fibra muscular. Se produce cuando el músculo llega a su limite máximo de elongación. Anatómicamente con una distensión se produce un compromiso menor del 5% por parte del músculo.

Grado II o moderado

En este grado encontramos una rotura mayor de fibras en el músculo y también en el tendón. En este grado se encuentra comprometido más del 5% del espesor del músculo

Grado III o grave

En este grado encontramos una rotura completa del vientre muscular con una separación completa de los cabos debido a su retracción. La presencia de equimosis es la norma, llegando a ser palpable en su examen físico.

Síntomas del desgarro muscular

Una vez hemos conocido los tipos de desgarros musculares podemos diferenciar una serie de síntomas en función del grado de la lesión.

Si la lesión es leve o de grado I, notarás un pequeño pinchazo en el momento de sobreesfuerzo, tras ese pinchazo sentirás que la la zona está más sensibilizada (sin tener una localización exacta en el músculo) y la musculatura con cierta tensión. Con este grado de lesión no encontramos impotencia funcional, por lo que tras sufrir el pinchazo la movilidad de la zona no se encuentra comprometida.

Si la lesión es de grado II o III, se hace referencia en el momento de lesión a un pinchazo severo o la llamada “pedrada”, lo cual nos produce un dolor muscular considerable. Con estos grados de lesión nos vamos a ver obligados a abandonar la práctica deportiva. Un hallazgo importante en estos grados es la presencia de equimosis si la ruptura muscular se encuentra en la musculatura superficial. Por otro lado, la impotencia funcional será elevada y veremos la movilidad de la zona comprometida (el dolor empeora con el movimiento).

¿Cuál es el tratamiento del desgarro muscular?

Para poder hacer un tratamiento adecuado de la lesión vamos a separar su tratamiento en función del grado de lesión que nos encontremos.

Es de gran importancia realizar un correcto diagnóstico del grado de lesión en el que se encuentra el músculo para enfocar de la mejor manera su tratamiento, por otro lado, las técnicas descritas para el tratamiento de esta lesión deberán realizarse de manera individualizada y siguiendo los tiempos de regeneración de cada persona.

Lesión de grado I

  • Del día 1 al 3: Se aplicará hielo en la zona afectada junto con un vendaje compresivo y la elevación de la zona afectada. En este grado desde los primeros días es recomendable realizar movilizaciones activas y un entrenamiento isométrico respetando la regla del no dolor.
  • Del día 4 al 7: Se comienza a realizar estiramientos sin dolor y comenzamos con la potenciación isotónica de la zona afectada, para realizar los ejercicios isotónicos comenzaremos con pesos mas ligeros para posteriormente avanzar a ejercicios con mayor peso, respecto al tipo de contracción muscular de estos ejercicios comenzaremos con contracciones concéntricas para después realizar excéntricas.
  • A partir de la primera semana: Introducción de ejercicios pliométricos, isocinéticos y realización de ejercicios específicos del deporte practicado.

Lesión de grado II

El tratamiento de este grado de lesión es parecido al tratamiento de grado I, lo que cambia son los tiempos a la hora de realizar el tratamiento. 

  • Del día 1 al 3: Cuando sufrimos un desgarro moderado el tratamiento de los primeros días es igual que el grado I. Se debe de prestar atención a la hora de realizar las movilizaciones activas, ya que se debe respetar la regla del no dolor. En este grado de lesión es recomendable realizar la marcha con muletas.
  • Del día 4 al 7: Se realizará un entrenamiento isométrico indoloro.
  • A partir de la primera semana: Realización de estiramientos sin dolor y comenzamos con la potenciación isotónica de la zona afectada, al igual que el grado I, de menor peso a mayor peso y de contracción concéntrica a excéntrica
  • A partir de la segunda semana: Introducción de ejercicios pliométricos, isocinéticos y realización de ejercicios específicos del deporte practicado.

Lesión de grado III

El tiempo de tratamiento para este grado será más elevado en comparación con los otros grados y en ciertas ocasiones es necesario la cirugía para la recuperación de esta lesión.

  • Del día 1 al 3: Aplicación de hielo, comprensión, elevación y reposo. La marcha se realizará con muletas.
  • A partir del día 4: Aplicación de electroestimulación muscular.
  • A partir de la primera semana: Tanto los ejercicios isométricos y las movilizaciones activas en esta etapa se realizarán de manera indolora.
  • A partir de la segunda semana: Estiramientos sin dolor, ejercicios funcionales y realizar potenciación isotónica al igual que los grados I y II.
  • Avanzada la tercera semana: Introducción de ejercicios pliométricos, isocinéticos y realización de ejercicios específicos del deporte practicado.

Desde Fisio Street te ayudaremos a recuperarte de esta lesión desde tu hogar para que te encuentres al 100% con la mayor brevedad posible. Además, te facilitaremos ejercicios de rehabilitación que te permitan volver a la rutina cuanto antes. Para cualquier consulta contacta con nosotros sin compromiso.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?