fbpx
Reserva tu cita
pilates a domicilio madrid

Pilates a domicilio: Otra forma de hacer ejercicio

A nadie le sorprende ya este nombre, el Pilates se ha instaurado como una forma de hacer ejercicio controlando de manera exhaustiva el movimiento y enseñando a nuestro cuerpo conceptos como estabilidad y coordinación. Pero, ¿a qué se debe esto? ¿Por qué salimos de la sesión con una sensación de estiramiento global? ¿Cómo es que al hacer Pilates un tiempo me veo mejor?

Todas estas preguntas se contestan cuando vemos los pilares fundamentales de este tipo de ejercicio:

  • Centralización lumbar y abdominal
  • Concentración
  • Control
  • Precisión
  • Fluidez
  • Respiración
  • Alineamiento

Concentración

Aunque parece algo obvio, en Pilates es fundamental concentrarnos en el ejercicio ya que necesitan un gran control de nuestro cuerpo. A parte de la ejecución de los ejercicios tenemos que sumarle la respiración, así que para optimizar nuestra sesión debemos estar muy atentos.

Respiración

La respiración en Pilates es intercostal con una constante activación/ contracción del abdomen. Es una de la partes más importantes del método, ya que combinando esto con los ejercicios conseguiremos que nuestro cuerpo se tonifique de una manera óptima.

Al coger aire tenemos que notar que nuestras costillas se expanden, y al soltarlo contraeremos el suelo pélvico junto al abdomen (esto suele coincidir con la parte más intensa del ejercicio). Al hacer esto estaremos activando lo que en Pilates se conoce como “powerhouse”.

Muy importante en estos ejercicios evitar las apneas (interrupciones de la respiración)

Precisión y control

En este método seremos bastante estrictos con la ejecución del movimiento. Es importante que se hagan de manera correcta y con mucho control para evitar dolores posteriores y que obtengamos la totalidad de los beneficios.

Fluidez

Cuando hacemos Pilates lo haremos de una manera constante, rítmica y sin parones para evitar tensiones innecesarias, lo que hará que nuestro cuerpo se comporte de una manera más relajada en nuestro día a día.

Centralización

En este apartado pondremos especial atención en lo que vamos a llamar pared abdominal y pared lumbar. Estas dos zonas de nuestro cuerpo van a trabajar para tonificarse y evitar el desequilibrio entre ellas, y así no tener dolor.

Gracias al Pilates concentraremos la actividad en la parte central de nuestro cuerpo consiguiendo así una gran potencia tanto abdominal como lumbar.

Alineamiento

Tanto en la práctica del ejercicio como en el resultado conseguiremos que nuestro cuerpo esté alineado y esbelto.

Beneficios de practicar Pilates

Y ahora que sabemos un poco más del método Pilates vamos a ver los beneficios que obtenemos:

  1. Mejora la postura y la flexibilidad, consiguiendo que nuestra espalda esté más alineada y por lo tanto evitar dolores recurrentes en esta zona.
  2. Es un ejercicio no lesivo. El Pilates es un tipo de ejercicio que no tiene impacto ni trabajamos con grandes pesos, por lo que no generará lesión en nuestras articulaciones ni músculos.
  3. Ayuda a la respiración. En este tipo de entrenamiento es fundamental la respiración por lo que nos ayudará a oxigenar de una manera más eficaz nuestro organismo.
  4. Tonifica la figura. Al ser un ejercicio que está basado en la actividad muscular, conseguiremos que nuestro cuerpo se tonifique de una manera gradual y positiva.
  5. Aumenta la flexibilidad. Las distintas posturas y movimientos hará que consigamos una mayor elasticidad muscular.
  6. Reduce el estrés. Al ser un ejercicio que tenemos que controlar cuerpo y mente nos ayudará a aliviar situaciones de estrés.
  7. Mejora la circulación. Con este método estaremos continuamente activado la circulación por lo que ayudara a reducir los problemas de retención de líquidos y circulación.

Estos solo son unos cuantos de los innumerables beneficios que obtenemos con la práctica de Pilates. Además si la persona que dirige es fisioterapeuta podremos saber con seguridad qué estará atento al más mínimo detalle de nuestro movimiento para que no se produzca ninguna lesión.

Y por si fuera poco en Fisiostreet te llevamos a casa el método Pilates para que ya no haya excusas para no probarlo. Así que anímate y disfruta de sus beneficios.

Ahora solo queda practicarlo y que nos contéis vuestras experiencias.

fisioterapia pies planos

Fascitis plantar: ¿Qué lo provoca y cómo podemos evitarlo?

En numerosas ocasiones hemos escuchado a alguien de nuestro entorno o incluso a nosotros mismos padecer un dolor en la planta del pie que en un principio duele levemente pero al cabo de un tiempo este dolor aumenta, hasta incluso dificultándonos nuestra capacidad de andar. Quizás estemos padeciendo fascitis plantar, así que en este artículo, hablaremos sobre esta patología, veremos cómo podemos evitarla y qué hacer si está ya instaurada.

Como su nombre indica la fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar, que es un tejido que va desde el talón hasta los dedos por la planta del pie. Debido a distintas circunstancias que veremos a continuación esta estructura sufre un desajuste y de ahí viene el dolor.

¿Qué causa la fascitis plantar?

Entre la causas de esta patología podemos encontrar:

  • Esguinces. Si no nos aseguramos de que nuestro esguince de tobillos esté bien curado, tenemos el riesgo de que nuestra pisada cambie ligeramente y esto irrite a la fascia plantar.
  • Cambio de calzado. En verano solemos usar un calzado más abierto pero también más inseguro para nuestros pies, así que es muy común encontrarnos con diversos casos de fascitis plantar en época de cambio de calzado. Aunque también puede pasar no solamente en verano, si hemos cambiado de zapatillas hace poco, puede ser que nuestro pie no se adapte totalmente al nuevo calzado.
  • Gran cantidad de horas de pie sin movernos. Esto hace que toda la estructura del pie se vea resentida y provoque dolor en esta zona.
  • Obesidad. El pie soporta todo el peso de nuestro cuerpo, así que en el caso de haber cogido bastante peso, esta estructura puede verse afectada.
  • Anatomía del pie. En algunos casos, por nuestra propia anatomía tenemos un pie plano o un aumento del arco plantar lo que provoca que seamos más propensos a padecer este tipo de patología.
  • Mucho deporte y poco estiramiento. Igual que pasa con otras zonas del cuerpo esta fascia plantar también se sobrecarga con el uso repetido de deporte sin el correcto estiramiento. En este artículo os daremos unos consejos para después del ejercicio.

En definitiva todas las causas comunes de fascitis plantar se resumen en una irritación de la zona plantar por algún cambio en nuestra pisada.

¿Cómo podemos evitar una fascitis plantar?

En Fisiostreet pensamos que siempre hay que prevenir antes que curar, así que os vamos a dejar unos consejos para evitar esta fascitis plantar.

  • Fisioterapia. Descarga de la zona plantar y gemelos de manera regular para no llegar nunca al punto de la irritación fascial por un fisioterapeuta especializado en este tipo de dolencias.
  • Asegurarnos que si hemos cambiado de calzado este se ajuste totalmente a nuestro pie.
  • Cuidar la alimentación para evitar un aumento de peso, que genera un impacto mayor en la pisada y por consiguiente en el pie.
  • Hacer estiramientos de gemelos y fascia plantar. Como hemos dicho anteriormente esta estructura se origina en el talón y es en este punto donde hay un cambio de estructura entre el gemelo y la planta del pie, por lo tanto debemos estirar estas estructuras tras hacer deporte.
  • Si tenemos alguna dificultad anatómica en el pie, siempre será bueno consultar con un podólogo ya que las plantillas pueden ayudar a este tipo de problema.
  • Ejercicios. Si nos ponemos sentados y colocamos una pelota de pequeño tamaño debajo de nuestro pie en contacto con la planta del pie y hacemos pequeños círculos ayudaremos a relajar la fascia plantar. Este tipo de ejercicio es recomendable sobre todo al terminar la práctica deportiva.

Por último, si tienes una fascitis plantar o un dolor en la zona del pie, no dudes en acudir a un profesional de calidad. En Fisiostreet nos preocupamos por ofrecerte el mejor tratamiento posible para tus dolencias y a domicilio.

 

rodilla madrid lesión

Dolor de rodilla: principales causas y cómo evitarlo

Anatomía de la rodilla

Antes de hablar de dolores de la rodilla y como evitarlos, vamos a hacer un breve repaso de la anatomía para entender un poco mejor cómo funciona esta articulación y así ayudarnos a comprenderla.

La articulación de la rodilla es una articulación de tipo bisagra que permite, sobre todo, la flexión y la extensión. Clic para tuitear

Se compone de:

  • La articulación entre el fémur y la tibia.
  • La articulación de la rótula y el fémur.
  • Cartílago que amortiguan la carga de la rodilla y permiten el desplazamiento de las superficies óseas.
  • Meniscos fibrocartilaginosos (interno y externo) que estabilizan la rodilla y ponen “tope” a movimientos extremos.
  • Ligamentos, son una banda de tejido conjuntivo que une los huesos de la articulación. Podemos encontrar varios de estos ligamentos en la rodilla:
  1. Ligamento lateral interno (LLI)
  2. Ligamento lateral externo (LLE)
  3. Ligamento cruzado anterior (LCA)
  4. Ligamento cruzado posterior (LCP)
  • Membrana sinovial, que es una capa de tejido que recubre la articulación y donde se encuentra el líquido sinovial.
  • Tendón rotuliano, que conecta la rótula con la tibia.
  • Musculatura. Gran cantidad de musculatura que rodea la rodilla.

Patologías más frecuentes

Después de hacer un repaso global a la anatomía de la rodilla veamos los problemas más frecuentes de la rodilla y cómo podemos afrontarlos para aliviar el dolor y que no aparezcan

  • Tendinitis rotuliana. Aquí observamos un dolor en la zona de tendón rotuliano causado por una lesión de la propia estructura. Suele aparecer por movimiento repetitivo.
  • Artrosis. Desgaste de la superficie ósea causada principalmente por un envejecimiento del cartílago, ocasionando así una presión interna entre superficies articulares provocando el dolor de rodilla.
  • Artritis. Inflamación de la articulación de la rodilla que provoca dolor principalmente por el aumento del trabajo del cartílago.
  • Meniscopatía. Se llama meniscopatía a cualquier patología relacionada con los meniscos de la rodilla. Así pues vista la definición de que es un menisco y para qué sirven es obvio que una lesión de esto provocará inestabilidad y mayor riesgo de lesión. Si dividimos las causas de esta lesión según su procedencia podemos distinguir dos grandes grupos:
  1. Traumáticos. Relacionados con un golpe
  2. Degenerativos. Relacionado con el paso del tiempo o alguna patología que cause este efecto.
  • Lesión ligamentosa. Su función es la estabilidad de la rodilla para evitar los desplazamientos excesivos del fémur sobre la tibia. La mayor parte de la causas de lesión de ligamentos suele ser traumática, por golpes o por un trabajo excesivo de estas estructuras en diferentes situaciones como pueden ser el apoyo sobre un solo pie en la caídas o saltos, y por luxaciones.

Consejos y soluciones

Ahora vamos a ver cómo podemos afrontar de manera global problemas con nuestras rodillas para evitar el dolor y no sufrir este tipo de lesiones. Daremos indicaciones y ejercicios para llevarlo a cabo.

  • Control del peso. Como ya sabemos la rodilla es una estructura que soporta la mayor parte de nuestro peso, así que con una dieta equilibrada y control de peso conseguiremos no forzar la rodilla y así evitar dolor.
  • Fortalecimiento. Otro de los consejos más importantes para evitar el dolor de rodilla es mantenerlas fuertes para evitar inestabilidad y que la musculatura sostenga a esta articulación. Vamos a recomendaros 3 ejercicios básicos para fortalecer la musculatura ordenados de menor dificultad a mayor.
  1. Isométricos de rodilla. Sentados con toda la pierna apoyada en una superficie (por ejemplo, una cama o un sofá) pondremos un cojín debajo de la rodilla y lo apretaremos de 5 a 10 segundos.
  2. Extensiones de cuadriceps. Sentados con las piernas colgando, levantaremos una pierna, mantendremos 3 segundos y bajaremos. A continuación haremos lo mismo con la otra.
  3. Sentadillas. Clásico ejercicio de sentadilla que realizaremos en series de 10 repeticiones.
  • Biomecánica. Es muy importante cómo pisamos y cómo se comporta la rodilla en distintas situaciones, así que debemos ir a un especialista a que nos haga un estudio biomecánico de nuestra pisada y postura. En Fisiostreet estaremos encantados de ayudarte.

¿Tienes problemas de rodilla? ¿Prácticas alguno de estos ejercicios para mejorar tu situación?

fisioterapia rodilla

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?