fbpx
FISIOTERAPIA A DOMICILIO EN MADRID DE 10.00H A 20.00H
Reserva online
Chat online
Horario
Lunes - Domingo 10.00-20.00h

Aprende a evitar lesiones con unas zapatillas para correr

¿Qué zapatillas escogemos para correr?

La gran pregunta, hay una cantidad enorme de modelos, colores, especificaciones técnicas, etc. Así que ¿cuál comprar?

En este artículo del blog no os vamos a hacer un listado de las mejores zapatillas para correr ni nada por el estilo, lo que vamos a intentar es enseñaros las características básicas de todas las zapatillas y cómo diferenciarlas.

Hablaremos de conceptos que muchos conocemos como el tipo de pisada, ya sea pronador, supinador o neutro. También hablaremos de conceptos no tan comunes ni tan mencionados como pueden ser el drop. Así que sigue leyendo y te descubriremos más detalles de tus zapatillas para correr.

Comodidad

Es algo obvio pero una zapatilla para correr debe ser cómoda, vamos a pasar mucho tiempo con ellas así que elige una zapatilla que se adapte a ti lo mejor posible. Evita esas costuras que nos hacen daño o que esté tan ajustada a tu pie que al cabo del tiempo te duela.

Tipo de pisada

Ahora sí que entramos en detalles algo más técnicos. Veamos el tipo de pisada, y con esto nos referimos a como tu pie distribuye las cargas mientras va corriendo. Y las zapatillas para correr que elijamos van a estar diseñadas para este tipo de pisada.

Vamos a diferenciar tres grande tipos de pisada: pronador, supinador y neutro.

  • Pronador, aquella pisada en la que al principio se entra con la parte externa del talón y el impulso lo hace con la parte interna. La mayor parte de la población tienen esta pisada.
  • Supinador, al contrario que la anterior, los supinadores entran con la parte externa del talon pero en vez de hacer la transferencia de carga a la parte interna del pie, la realizan a la parte externa. Es poco común ver estos tipos de pisada
  • Neutro, la transferencias de carga de talón a punta del pie se realiza por la parte central.

Bueno, ya sabemos la diferencia entre las distintas pisadas. Pero lo que tenemos que saber realmente es que el pie y nuestra manera de pisar no es tan estricta como para dividirla en estos grandes grupos.

Nuestra pisada es mucho más dinámica, podemos empezar a correr haciendo una pisada bastante neutra y que cuando llevemos una hora corriendo, la debilidad muscular y la fatiga nos lleve el pie más a pronación. Con esto queremos decir que no hay que obsesionarse con la pisada y que al tratamiento el fisioterapeuta valorará exactamente nuestros puntos débiles y nos ayudará a mejorar.

Drop

Habrá gente que esto le suene de algo y a otros quizás no. Pues es muy sencillo, el drop en una zapatilla es la diferencia de altura entre el talón y la parte de delante del pie y se mide en mm.

Normalmente los drops van de 0 a 12 mm y podemos dividirlo en tres grandes grupos:

  • 0 a 4: Esta zapatilla con un drop tan bajo suelen ser las llamadas zapatillas minimalistas muy flexibles y con un perfil muy bajo.
  • 4 a 8: Zapatilla con un drop medio y bastante ligera que se usa muchas veces para competición en asfalto. También llamadas voladoras en algunas ocasiones.
  • 8 a 12: El drop más común y son zapatillas con bastante amortiguación y recomendadas sobre todo en entrenamientos.

Todas estas son las características básicas de unas zapatilla para disfrutar del running. Aunque nosotros siempre aconsejamos ir a una tienda especializada donde nos darán muchos consejos y detalles sobre qué zapatilla escoger.

En siguientes post hablaremos mucho más detenidamente de este y otros conceptos para que solo nos preocupemos de disfrutar de nuestra práctica deportiva favorita evitando las lesiones.

¿Y tú en qué te fijas para elegir unas zapatilas para correr? Esperamos que con esta explicación tengas más claro los conceptos clave para escoger un buen calzado en la práctica de este deporte.